La lógica de una etapa secreta

El proceso de conversaciones entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP inició en 2010 con una serie de intercambios secretos entre delegados de ambas partes que tenían como finalidad explorar la posibilidad de una negociación, identificando para ello si existían condiciones y voluntad para desarrollar este escenario, cuáles eran las expectativas y si era posible llegar a acuerdos sobre cómo deberían adelantarse dichas conversaciones, en qué términos y con qué propósito. La etapa secreta de las conversaciones comprendió, en el caso colombiano, varios hitos entre 2010 y 2012 que incluyeron (i) intercambios epistolares entre delegados de ambas partes que se produjeron a través de un facilitador, (ii) encuentros exploratorios presenciales en Colombia y Venezuela entre delegados para compartir visiones sobre una posible negociación y acordar detalles para un encuentro formal entre las partes, y, finalmente, (iii) varias rondas de conversaciones formales en La Habana entre delegaciones con el objetivo de acordar una agenda de conversaciones y las reglas que operarían en una subsecuente fase pública, que llevaría eventualmente el Acuerdo Final.

El carácter confidencial de los intercambios y las conversaciones entre las partes se mantuvo durante la mayor parte de la fase secreta: solo algunos delegados del Gobierno y de las FARC-EP sabían del proceso en curso, además del facilitador, integrantes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de la fuerza pública que ayudaron con traslados y otras medidas operativas para las conversaciones, delegados de la comunidad internacional y otras personas que hacían parte o eran cercanas a los tomadores de decisiones de cada parte o cuyo conocimiento del avance de las conversaciones era clave para momentos posteriores de las negociaciones. Esta etapa estuvo constituida por elementos y sucesos claves como los estrictos protocolos de seguridad y comunicación, algunas medidas de construcción de confianza (por ejemplo, la declaración de cese del secuestro por parte de las FARC-EP), la persistencia de la confrontación armada entre las partes a lo largo de esta fase (incluyendo el ataque y muerte del máximo comandante de las FARC-EP para ese momento) y momentos de crisis durante la construcción de la agenda de conversaciones (como en la discusión sobre el desarme).

En esta sección podrá encontrar algunos factores característicos y reflexiones acerca de la fase secreta adelantada entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP, las lecciones aprendidas y elementos innovadores que se derivan de esta experiencia de negociación.